La letra de esta canción, y muchas otras más, las encontrarás traducidas al español en Letras-traducidas.net ¡No dejes de escribir algún comentario en ellas, que toda aportación será bienvenida!

5 trucos para la composición musical

Componer una canción, es una tarea bastante peliaguda. Al menos, si la quieres hacer “bien”. Realmente, no hay un método bueno y otro malo, sino infinitas maneras de afrontar la tarea. Muchos escritores, a la hora de ponerse manos a la obra, deciden utilizar el mismo método que anteriormente usaron. Si antes funcionó, ¿por qué no otra vez?. Pero la mayoría de los casos, da como resultado un trabajo muy parecido al anterior. Una estructura de los versos similar, o un ritmo igual, variando únicamente ciertos acordes. Esto puede llegar a ser frustrante, e incluso provocar el bloqueo del artista. Un compositor habilidoso, podrá cambiar de forma aleatoria cada vez ciertos parámetros a tener en cuenta a la hora de hacer su trabajo, sin perder, eso si, los rasgos característicos que definen su estilo personal.

Básicamente, hay cinco detalles que usualmente pasan desapercibidos:

Cambiar el orden a la hora de escribir las canciones

¿Qué es lo que haces normalmente? Te sientas con tu guitarra, o el instrumento que sea, y te pones a tocar hasta dar con esa progresión de acordes que te gusta. Quizá escribes la letra primero y luego añades la música, o a la inversa. Sea como sea, siempre estarás utilizando los medios posibles de forma parecida, haciendo que el trabajo sea repetitivo.

Si analizamos la estructura de una canción, la podremos dividir en 5 partes fundamentales:

 

–          Armonía.

–          Melodía.

–          Letra.

–          Ritmo.

–          Estructura.

La próxima vez que te sientes a escribir una canción, escoge una de estas partes, que no haya sido la misma con la que hayas empezado la vez anterior. Seguro que mucha gente no utiliza la estructura como primer paso, dando por supuesto que esta va saliendo sola, a medida que escribes la letra, o buscas los acordes. Pues no, trata de hacerlo empezando por ella, verás como el resultado es notable.

Cambiar la estructura

Son demasiadas las veces en las que la estructura es del tipo Verso-Estribillo-Verso-Estribillo-Puente-Estribillo, o cosas similares. Y sí, muchas veces esto ha funcionado, pero no significa que sea el patrón que haya que usar siempre. Piensa en ello. Experimenta con diferentes estructuras, y busca la que mejor te encaje en cada momento. Preguntándote primero, pensando con detenimiento qué es lo que quieres, busca la estructura que más se parezca a ello, y verás como el resultado es más interesante.

Escribe sobre temáticas diferentes

Casi todo el mundo ha escrito canciones de amor alguna vez. Y puedes seguir haciéndolo, por supuesto. Pero que no sea porque en tu cabeza esté la idea, otra vez, de que “si antes funcionó, por qué no repetirlo”. Busca la originalidad. Demasiadas canciones sobre temas demasiado repetidos, lleva a canciones muy parecidas unas de otras. Hay canciones que están escritas de forma tan inteligente, que es difícil adivinar cual es su verdadero sentido. Esto hace que la gente se forme su propia interpretación de la misma, dándole al final más importancia.

Cambia la instrumentación, el timbre de la melodía

Un Do en una guitarra y un Do en un piano, no suenan igual. Esto es debido al timbre del sonido. Cuando escribes una canción, escoge cuidadosamente los instrumentos cuyo timbre quieras utilizar, de acuerdo con el tipo de música. ¿Quieres escribir un tema punk, con una letra crítica hacia el Gobierno? Pues evidentemente, una instrumentación tipo orquesta sinfónica, no iría muy acorde. A eso me refiero. Y quiero decir con esto que no te debes ceñir exclusivamente a tu estilo musical habitual, pero tampoco que debas dejarlo de lado y dedicarte a otro totalmente opuesto. Si te gusta el punk-rock, no tendría lógica que por buscar cosas nuevas, te metieses de lleno en el reagge, por ejemplo. Pero, sin ser tan radical, ten en cuenta que en la variedad está el gusto. Y lo más importante de todo, es que no te dejes llevar, a la hora de componer, por el instrumento que mejor domines, y lo hagas todo pensando en él, limitando así tu habilidad compositiva. Escribir una canción e interpretarla, son cosas diferentes.

Usa diferentes posiciones en los acordes

En muchos instrumentos, se puede tocar un mismo acorde en varias posiciones diferentes, haciendo que el sonido sea más alto o más bajo. Puedes llegar a un punto en el que siempre estés utilizando la misma progresión de acordes en todas tus composiciones. Para hacer que suenen diferentes, trata de cambiar esa posición de los acordes. Aprendiendo ciertos conceptos básicos de teoría musical, podrás lograr esto sin problemas, incluso con nuevas afinaciones del instrumento.

Estas son tan solo cinco formas de hacer que tus canciones suenen más diferentes unas de otras. Combínalas, junto con otras más que existen, y tendrás infinitas posibilidades.

fuente: ultimate-guitar.com

1 comentario

1 Trackback