La letra de esta canción, y muchas otras más, las encontrarás traducidas al español en Letras-traducidas.net ¡No dejes de escribir algún comentario en ellas, que toda aportación será bienvenida!

“Abbey Road” – The Beatles

 

Mil y un historias se podrían contar sobre este disco, uno de los más famosos de The Beatles. Es raro no encontrarlo en cualquiera de esas listas de los discos más escuchados, o más vendidos, o más lo que sea. Se trata del último trabajo en estudio del cuarteto de Liverpool, en 1969, ya que el disco que sacarían después, "Let it be", había sido grabado con anterioridad. El resultado fue el esfuerzo de los cuatro músicos por mantener viva la esencia del grupo un poco más, debido a las discrepancias y dificultades que entre ellos habían ido surgiendo en los últimos años. Y afortunadamente, cada uno puso de su parte lo mejor, para no obstaculizar el proyecto final. Por supuesto, el éxito estaba asegurado, alcanzando de nuevo, como con otros discos suyos anteriores, la categoría de disco de diamante, galardón que se otorga a aquellos que alcanzan los 3.000.000 de ventas de unidades (en el Reino Unido, porque ese premio, varía en función del país).

El disco abre con el "Come together", una composición de John Lennon, versioneada hasta la saciedad, que personalmente considero una de mis favoritas de este grupo. Esa voz inicial, con la linea de bajo, le da un aura de misterio maravilloso. Continúa con otro tema compuesto por George Harrison, "Something", considerada por el mismísimo Frank Sinatra como la mejor canción de amor de los últimos 50 años, aunque de forma equivocada, atribuyéndosela a Lennon y McCartnety. Supongo que mucha gente estaba acostubrada al excesivo protagonismo de estos dos en todo lo referente a The Beatles. "Maxwell's silver hammer" era la primera canción en aparecer compuesta por Paul McCartney, con un ritmo de vodevil y una letra un tanto macabra, que cuenta como un estudiante de medicina se dedica a golpear con su martillo plateado a todo lo que se mueve. Le seguiría "Oh Darling", también de McCartney, balada con la que no acabó de estar de acuerdo Lennon, porque consideraba su voz más adecuada para el registro vocal que pedía la canción. Pero la tónica habitual, era que cantaba la canción el que la componía, y se tuvo que aguantar. "Octopus's garden" es la única composición de Ringo Starr en el disco, y así viene acreditado, aunque es sabido que contó con la ayuda de George Harrison. Y finaliza la cara A del disco "I want you (she's so heavy)", el corte más largo del disco (casi ocho minutos), por obra y gracia de Lennon, y una grabación bastante inusual, al menos en lo que iba de disco. Yo diría, una composición más blusera. La cara B se inicia con "Here comes the sun", de George Harrison, grabación iniciada en una etapa en la que el guitarrista se había planteado incluso la separación del grupo, para luego desestimarla. "Because", con el famoso sintetizador Moog, es una composición de Lennon, bastante apalancante, la verdad, con un juego de voces en el que participaron Lennon, Harrison y McCartney. Seré yo el extraño, pero para ellos, lo considerarían lo mejor del disco. A continuación aparece un medley de varias canciones de corta duración, que tienen todo su sentido si se las escucha de forma continuada. Algunas de ellas eran ideas inacabadas, y otras, como la última, desestimadas, para luego incluirlas sin el permiso inicial de la banda ("Her Majesty"). Está considerada una de las mejores caras B de la historia de la música.

Es famosa y copiada hasta la saciedad la imágen de la portada del disco, en la que aparecen los cuatro miembros del grupo cruzando la calle (Abbey Road) por un paso de peatones, frente a los estudios de grabación en los que habían grabado la mayoría de los temas de su discografía.

No soy un traductor especializado, pero sí lo suficiente como para entender una buena letra. O al menos, traducirla. Aunque a veces podré cometer errores, o no enterarme del todo de lo que quiere transmitir el autor. Pero ese es el problema que tiene traducir textos a veces tan personales. Juan Peribáñez

Publicado en Análisis Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*