Put your lights on

Rock septiembre 15th, 2009

La canción la escribió Everlast, además de cantarla. El término “put the lighst on” viene a significar algo así como “encender vuestras luces”, o “iluminar vuestro camino”, término utilizado en forma religiosa. Everlast, como consecuencia de su salida del alcohol, se convirtió al islamismo, y compuso unas líneas en árabe que dudó de incluir, pero que finalmente sí hizo, por recomendación del propio Santana, que es una persona tremendamente espiritual.

Hey now all you sinner
Put your lights on
put your lights on
Hey now all you lovers
Put you lights on
put your lights on

Hey now all you killers
Put you lights on
put you lights on
Hey now all you children
Leave your lights on
leave you lights on

Because there’s a monster living under my bed
Whispering in my ear
There’s an angel with a hand on my head
She says I’ve got
nothing to fear

There’s a darkness deep in my soul
I still got a purpose to serve
So let your lights shine,
into my home
God dont let me lose my nerve

Hye now, hey now,
hey now, hey now
Wo-oh hey now, hey now
hey now, hey now

Hye now all you sinners
Put you lights on,
put you lights on
Hey now, all you children
Leave your lights on you better leave your lights on

Because there’s a monster living under my bed
Whispering in my ear
There’s an angel with a hand on my head
She says I’ve got
nothing to fear
She says, whooo-ahha hey la la,
you shine like stars
Whoo-aohaha hey la la,
you shine like stars
And fade away

Eh, ahora, vosotros pecadores,
encender vuestras luces.
Encender vuestras luces.
Vosotros, amantes,
encender vuestras luces.
Encender vuestras luces.

Vosotros, asesinos,
encender vuestras luces.
Encender vuestras luces.
Niños, ahora,
encender vuestras luces.
Encender vuestras luces.

Porque hay un monstruo viviendo bajo mi cama,
susurrando a mi oido.
Hay un ángel con una mano sobre mi cabeza.
Me dice que
no tengo nada que temer.

Hay una oscuridad en lo más profundo de mi alma.
Todavía tengo motivos para servir,
así que deja brillar tu luz
en mi casa.
Dios, no dejes que pierda los nervios.

Eh, ahora. Eh, ahora.
Eh, ahora. Eh, ahora.
Oh, ahora. Eh, ahora.
Eh, ahora. Eh, ahora.

Eh, ahora, vosotros pecadores,
encender vuestras luces.
Encender vuestras luces.
Eh, ahora, niños,
dejar vuestras encendidas. Mejor dejarlas así.

Porque hay un monstruo viviendo bajo mi cama,
susurrando a mi oido.
Hay un ángel con una mano sobre mi cabeza.
Me dice que
no tengo nada que temer.
Dice, ohh, eh, la, la.
Brillas como las estrellas.
Oh, la, la.
Brillas como las estrellas.
Y te apagas.

blank

Subscríbete por email

Recibirás en tu correo electrónico las últimas entradas que irán llegando.