La letra de esta canción, y muchas otras más, las encontrarás traducidas al español en Letras-traducidas.net ¡No dejes de escribir algún comentario en ellas, que toda aportación será bienvenida!

The Black Keys – El camino

 

El camino - The Black KeysTras diez años y siete albumes, Dan Auerbach y Patrick Carney forman uno de los grupos, con una sólida base de blues, de más éxito de USA.  Pero no se limitan a quedarse en ese único estilo (tan solo como hilo principal). También exploran el R&B, el soul o el rock más tradicional. Su anterior disco, “Brothers” (2010), había encontrado el equilibrio perfecto entre el clásico rock sureño y la explosividad del rock moderno.  Y el premio fueron varios Grammys, entre otras cosas.

"El Camino" es un giro hacia el pop, pero sin pasarse, aumentando las distorsiones fuzz con coros al estilo setentero. Un intento de mantenerse al día sin caer en la banalidad que muchas veces otros grupos de pop acusan. Contó el duo con la colaboración, otra vez, de Brian Burton, quien había ofrecido su trabajo anteriormente para el disco "Attack & Release". Su aportación: la co-producción y co-escritura de algunos de los temas.

Si escuchamos los teclados de “Gold on the Ceiling”, mezclados con las palmas, es pura euforia sesentera, de la que salía de los garajes donde tocaban muchos grupos (sí, eso no fue una exclusiva de los noventa). Es un homenaje a grupos como T. Rex, y a las guitarras más estridentes, todo ello encajando a la perfección con la letra. Algo parecido pasa con “Lonely Boy”, con un riff de guitarra característico por esa última nota “saliéndose fuera”. Segundos después, aparece el teclado, para cambiar drásticamente el ritmo, convirtiéndolo en algo que te obliga a mover los pies.

The Black Keys mencionaron a The Clash como una de las influencias para este disco, algo evidente a medida que va aumentando la duración del disco. Rock de las raíces mezclado con espectáculo comercial: “Hell of the season” es una especie de reagge subido de pulsaciones.  Las reminiscencias a Led Zeppelin las podemos encontrar en “Little black submarines”, un blues acústico que se convierte en brutalidad eléctrica a mitad de duración, con Carney emulando a John Bonham.

Hay una especie de anonimato en su estilo: órganos vintage y sonidos de guitarra tan sumamente saturados, que a veces no sabes bien lo que escuchas. Es como si no estuvieran definidos lo suficiente como para poder clasificarlos de forma clara. Pero esa es la esencia de The Black Keys:  buscar nuevos caminos para reorientar la vieja escuela del blues-rock.

11 Trackbacks